Calderas de condensación: Funcionamiento y Mantenimiento

Corporativo , Instalaciones , Productos 10/09/2020

Calderas de condensación: Funcionamiento y Mantenimiento

Sea invierno o verano, la caldera es uno de los equipos más vitales del hogar. Es por eso que consideramos importante compartir información sobre su funcionamiento, mantenimiento y desagüe, para que en las épocas más necesarias ésta trabaje en óptimas condiciones.

Existen varios tipos de calderas: estanca, atmosférica o de condensación. Las calderas de condensación gracias a su eficiencia en uso de energía son las más utilizadas hoy en día.  Estas funcionan generando energía de calor latente cambiando el estado del agua de vapor a líquido. Esta energía térmica es utilizada para calentar el agua, que a diferencia de otros tipos de caldera no es desechada.

Si bien las calderas de condensación son una de las opciones más eficientes, es necesario asegurar un buen mantenimiento para lograr un ahorro de hasta un 25-30% de energía. Es recomendable realizar un mantenimiento profesional una vez al año pero esto se puede minimizar si prestamos especial atención al correcto funcionamiento del desagüe.

Las calderas tradicionales evacúan una parte importante de su calor latente a través de su sistema de expulsión de humos, implicando el alcance de temperaturas muy elevadas que pueden llegar hasta los 120 ºC. Por otro lado, las calderas de condensación solo cuentan con un desagüe, ya que estas utilizan energía de la condensación convirtiendo el agua de vapor a líquido. Una vez que el proceso de calentamiento ha terminado, estos residuos se enfrían y se transforman en pequeñas gotas de agua.

Existen algunas calderas de condensación que cuentan con un depósito que hay que vaciar constantemente por lo que requieren instalación para el desagüe. Sin embargo, en épocas de invierno esto resulta algo tedioso por lo que recomendamos realizar una instalación con un tubo de desagüe para recoger el agua producida por el reciclaje del calor.

Si no existe un desagüe cercano que se pueda utilizar para la evacuación natural de las aguas condensadas, se puede instalar una bomba de evacuación. Esta se encargará de llevar los residuos condensados generados por la caldera hasta el desagüe más cercano.

Es recomendable utilizar la ayuda de un profesional para la instalación del desagüe y de la bomba de evacuación si la necesitas: te podrá recomendar el modelo más adecuado en función de la potencia de la caldera de condensación y las distancias a cubrir.

En Sanitrit ofrecemos productos de la más alta calidad, así como profesionales que pueden ayudarte a hacer tu vida en el hogar más cómoda y eficiente. Puedes consultar todos los productos que se adapten a tus necesidades en la siguiente página:  https://www.sfa.es/74-bombas-de-condensados